Trastorno explosivo intermitente

© Porsche Brosseau. 15/52 "haywire"Mujer con trastorno explosivo intermitente

El trastorno explosivo intermitente consiste en episodios repetidos de comportamiento impulsivo, agresivo y violento o arrebatos verbales enojados en la que reaccionas de forma grosera y desproporcionada con respecto a una situación. Conductores agresivos, abuso doméstico, tirando o rompiendo objetos, u otro rabietas pueden ser signos de trastorno explosivo intermitente.

Síntomas

Las personas con trastorno explosivo intermitente pueden atacar a otras personas y sus bienes, causando lesiones corporales y daños materiales. Las erupciones explosivas, por lo general duran menos de 30 minutos y pueden ocurrir en grupos o ser separados por semanas o meses de no agresión. Entre arrebatos explosivos, la persona puede estar irritable, impulsivo, agresivo o enojado.

Episodios agresivos pueden ir precedidos o acompañados de:

  • Irritabilidad
  • Aumento de la energía
  • Rabia
  • Pensamientos acelerados
  • Hormigueo
  • Temblores
  • Palpitaciones
  • Opresión en el pecho
  • Sensación de presión en la cabeza

La depresión, la fatiga o el alivio puede ocurrir después del episodio.

Causas

La causa exacta del trastorno explosivo intermitente es desconocida, pero el trastorno es causado probablemente por un número de factores ambientales y biológicos.

  • Entorno. La mayoría de las personas con este trastorno se criaron en familias en las que los explosivos y el abuso verbal y físico eran comunes. La exposición a este tipo de violencia a una edad temprana, es más probable que estos niños presentan las mismas características a medida que maduran.
  • Genética. Puede haber un componente genético, causando el trastorno que se transmite de padres a hijos.
  • Química del cerebro. Puede haber diferencias en la manera de la serotonina, un mensajero químico importante en el cerebro, funciona en las personas con trastorno explosivo intermitente.

Las personas con otras enfermedades mentales – tales como trastornos de estado de ánimo, de ansiedad o de personalidad – o ciertas enfermedades – como la enfermedad de Parkinson o la lesión cerebral traumática – pueden mostrar comportamientos agresivos. Sin embargo, no serían diagnosticados de trastorno explosivo intermitente, porque la causa es de otro estado.

Factores de riesgo

Un número de factores que aumentan el riesgo de desarrollar el trastorno explosivo intermitente:

  • Historia de abuso de sustancias. Las personas que abusan de las drogas o el alcohol tienen un mayor riesgo de trastorno explosivo intermitente.
  • Historia de abuso físico. Las personas que sufrieron abusos cuando eran niños o experimentado múltiples eventos traumáticos tienen un mayor riesgo de trastorno explosivo intermitente.
  • Edad. El inicio del trastorno explosivo intermitente es más frecuente en las personas en la adolescencia y los 20 años.
  • Ser hombre. Los hombres son más propensos a tener trastorno explosivo intermitente que las mujeres.

Complicaciones

Las personas con trastorno explosivo intermitente tienen un mayor riesgo de:

  • Autolesión. No siempre dirigen su ira hacia los demás. Están en riesgo significativamente mayor de dañarse a sí mismos, ya sea por lesiones intencionales o intentos de suicidio. Los que también son adictos a las drogas o que tienen otro trastorno mental grave, como la depresión, están en mayor riesgo de hacerse daño a sí mismos.
  • Deterioro de las relaciones interpersonales. A menudo son percibidos por los demás como siempre estar enojado. Esto puede conducir a problemas de pareja, el divorcio y el estrés familiar.
  • Problemas en el trabajo, en casa o en la escuela. Otras complicaciones del trastorno explosivo intermitente puede incluir la pérdida del empleo, suspensión en la escuela, los accidentes automovilísticos, problemas financieros o problemas con la ley.

Diagnóstico

Para determinar un diagnóstico de trastorno explosivo intermitente y eliminar otras condiciones que podrían estar causando sus síntomas, le espera a su médico para hacer un:

  • Examen físico. Su médico tratará de descartar problemas físicos que podrían causar sus síntomas. El examen puede incluir pruebas de laboratorio.
  • Evaluación Psicológica. Un médico o proveedor de salud mental hablará con usted acerca de sus síntomas, pensamientos, sentimientos y comportamientos. Se le puede pedir que llene un cuestionario para ayudar a responder estas preguntas.

Para ser diagnosticado con trastorno explosivo intermitente, su médico le hará preguntas sobre su comportamiento para ver si cumple con los criterios establecidos en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM), publicado por la Asociación Americana de Psiquiatría. Este manual es utilizado por los proveedores de salud mental para diagnosticar enfermedades mentales y las compañías de seguros para reembolsar para el tratamiento.

Criterios DSM incluyen:

  • Varios incidentes de incumplimiento de resistir los impulsos agresivos que resultaron en la destrucción deliberada de la propiedad o asalto a otra persona
  • Un grado de agresividad durante los incidentes que está completamente fuera de proporción con el evento que desencadenó el comportamiento
  • Episodios agresivos que no se contabilizan por otro trastorno mental y no se deben a los efectos de una droga o una condición médica

Otras condiciones que se deben descartar antes de hacer un diagnóstico de trastorno explosivo intermitente incluyen otros trastornos mentales o problemas de uso de sustancias.

Tratamiento

No hay un solo tratamiento que sea mejor para todas las personas con trastorno explosivo intermitente. El tratamiento generalmente incluye la psicoterapia y la medicación.

Psicoterapia

Sesiones de terapia individual o de grupo puede ser útil. Un tipo de terapia, la terapia cognitivo-conductual, de uso ayuda a las personas con trastorno explosivo intermitente identifican situaciones o conductas que pueden desencadenar una respuesta agresiva. Y, más importante aún, este tipo de terapia enseña a las personas cómo manejar la ira y el control de las respuestas inadecuadas utilizando técnicas tales como técnicas de relajación, pensar de manera diferente acerca de las situaciones (reestructuración cognitiva) y el aprendizaje de habilidades de afrontamiento.

Medicación

Los diferentes tipos de medicamentos pueden ayudar en el tratamiento de trastorno explosivo intermitente. Estos medicamentos incluyen:

  • Antidepresivos, como la fluoxetina y otros
  • Anticonvulsivos, como carbamazepina, la oxcarbazepina, fenitoína, topiramato y la lamotrigina
  • Agentes anti-ansiedad en la familia de las benzodiazepinas, como el lorazepam y el clonazepam
  • Estabilizadores del humor, como el litio