Necrofobia: miedo a los muertos

© Finizio. ContattoNiño jugando con cadáveres

La necrofobia es el miedo a las cosas muertas o asociadas con la muerte.

Las personas afectadas, al exponerse a algo relacionado con la muerte, como un cadáver, un cementerio, una funeraria o coche funerario experimentan síntomas como

  • ansiedad intensa
  • miedo
  • sudoración
  • temblores
  • náuseas

No existe ninguna causa específica de la necrofobia, pero es posible reducir sus síntomas con un tratamiento adecuado.

Síntomas

Al igual que todas las fobias, la necrofobia es un miedo irracional. No se trata solamente de una preocupación sobre la muerte o ansiedad sobre lo que sucede después de esta. Por desgracia, las personas afectadas llevan el miedo o ansiedad a tal punto que se convierte en debilitante y puede afectar su vida diaria.

Una persona con esta condición teme pensar que podría haber cadáveres bajo sus pies, o temer encontrarse un cadáver. Puede sufrir ataques de pánico al exponerse a elementos que recuerdan o simbolizan la muerte; entre estos elementos, encontramos muchos presentes en la vida cotidiana:

  • iglesia
  • lápida
  • cadáver (incluso animal)
  • ataúd
  • coches fúnebres

En los casos más graves, esta persona podría llegar a experimentar un ataque de pánico, experimentando síntomas como

  • boca seca
  • ritmo cardíaco rápido e irregular
  • dificultad para respirar
  • sudor
  • insomnio (a largo plazo)

Insomnio es un síntoma común, pues la persona afectada no puede obtener pensamientos acerca de la muerte de su propia mente.

Personas necrofóbicas pueden desarrollar muchos otros miedos, a ser:

Las personas con esta fobia a menudo son incapaces de asistir a eventos tales como funerales, y pueden desarrollar graves síntomas de ansiedad con respecto a este tipo de situaciones.

También hay una serie de factores desencadenantes; algunas personas sólo pueden sentir ansiedad cuando están cerca de un cementerio, mientras que otras pueden experimentar pánico solamente al ver una película de terror.

Causas

No existen causas específicas de necrofobia, pero se sabe que algunas personas lo han desarrollado al ver a alguien morir (o al presenciar la ejecución de un animal), o tras asistir a un funeral traumático en la infancia. 1

Exposición inesperada o forzada a un cadáver humano o animal puede causar o agravar la fobia en algunas personas. No suele existir una causa directa entre la fobia y experiencias pasadas, y es trabajo de los padres recordar esto a personas de temprana edad para ayudar a que se recuperen de la muerte de un ser querido.

Forzar a un niño a asistir a un funeral con el ataúd abierto puede ser una mala idea, aunque no siempre causará un evento traumático que desencadene en necrofobia.

Algunas personas están de acuerdo en que el temor a la muerte y el morir se ha vuelto mucho más exagerado en el mundo moderno que en tiempos antiguos.

En el pasado, la gente moría en casa más frecuentemente de lo que lo hace ahora, y los propios familiares preparaban el cuerpo y conservaban el muerto en un ataúd abierto varios días en su casa, mientras la gente venía a presentar sus respetos.

Por contra, en la actualidad la gente muere en el hospital con mucha más frecuencia, retirando así la visión de familiares muertos de la vida cotidiana.

Tratamiento

Dado que no existe una causa concreta para la necrofobia, tampoco existe un tratamiento efectivo aplicable a todas las personas afectadas. Sin embargo, los terapeutas suelen utilizar una serie de técnicas para ayudar a la persona a superar los aspectos de esta fobia que le impiden llevar a cabo una vida normal. Entre estas técnicas destacan:

  • La terapia de desensibilización: funciona exponiendo gradualmente al paciente a cosas que él o ella teme, con la esperanza de acostumbrarlo y hacerlas menos aterradoras.
  • La terapia cognitivo-conductual: esta terapia también puede utilizarse para ayudar a controlar los pensamientos de la persona e intentar generar distintas reacciones a los mismos estímulos, desviando así la enfermedad a reacciones menos desagradables.

Los psiquiatras profesionales pueden ser capaces de prescribir medicamentos ansiolíticos o antidepresivos, los cuales pueden ayudar a reducir los síntomas de pánico.

Necrofobia y tanatofobia

La necrofobia se confunde a menudo con tanatofobia, el miedo a morir. Los dos términos se utilizan a veces indistintamente ya que comparten muchas de las mismas causas y factores desencadenantes; sin embargo, cabe remarcar que son dos fobias diferentes.

La tanatofobia no es lo mismo que un sentimiento general de ansiedad respecto a la muerte o cosas muertas, sino que es miedo a morir. La tanatofobia es un miedo específico e irracional en la que el paciente se obsesiona con la idea de su propia muerte hasta el punto de ver alterada su vida cotidiana. Estas personas pueden experimentar también necrofobia, y los síntomas y tratamientos de ambas suelen ser similares.

Referencias

  1. Thomas, Clayton L. (1993). Taber’s Cyclopedic Medical Dictionary, Edition 7. F.A. Davis. ISBN 0-8036-0194-8