Ligirofobia: miedo a los ruidos

La ligirofobia o fonofobia es el miedo a los sonidos altos o incluso la propia voz del afectado. En general, se caracteriza por un sentimiento de terror o pánico con respecto a los ruidos fuertes, que a menudo resulta en tomar medidas para evitarlos cuando sea posible.

Por desgracia, algunos casos severos incluyen miedo a la voz del individuo afectado, de otras personas o incluso de sonidos inevitables en la vida cotidiana. Por este motivo, la ligirofobia puede impedir que estas personas lleven a cabo una vida normal a menos que se sometan a tratamiento.

Síntomas

Se considera normal para el grueso de la población ser sorprendida por sonidos fuertes o repentinos, o incluso aversión a éstos, pero no es saludable vivir con miedo al ruido de forma general.

Los síntomas habituales de esta enfermedad varían según la gravedad del caso, pero la mayoría de las personas con ligirofobia experimentan sentimientos de ansiedad pensando en sonidos fuertes.

Esta fobia suele ir acompañado de síntomas físicos como:

  • boca seca
  • respiración rápida
  • ritmo cardíaco acelerado
  • sudoración
  • náuseas
  • incapacidad temporal para hablar

Algunas personas con ligirofobia suelen hacer frente a estos síntomas cuando son poco frecuentes, ya que solamente ocurre con sonidos fuertes y repentinos, pero las personas con miedo a voces o ruidos más comunes suelen esforzarse más para mejorar su condición.

Causas

Una de las causas más comunes de la ligirofobia es un evento traumático, que crea un sentimiento de ansiedad cuando se oyen ruidos fuertes. De hecho, los acontecimientos traumáticos o negativos experimentados en una edad temprana son a menudo los responsables de una gran cantidad de fobias, no solamente esta.

Por supuesto, algunas personas con esta condición podrían tener una predisposición genética a la misma, ya que puede provenir de la familia, por lo que no siempre es necesario haber experimentado un evento traumático para sufrir ligirofobia.

En algunos casos, la causa de esta condición es una mezcla entre genética, sustancias químicas en el cerebro y acontecimientos pasados; todo esto se une para formar ligirofobia u otras fobias.

Tratamiento

Medicamentos

Existen medicamentos para tratar las fobias, pero tienden únicamente a tratar los síntomas y no el miedo subyacente. Además, los medicamentos contra la ansiedad suelen presentar efectos secundarios indeseables.

Psicoterapia

Muchas personas prefieren asesoramiento terapéutico, entre las cuales se encuentran:

Las técnicas de relajación también pueden utilizarse para eliminar la ansiedad que a menudo es responsable de la ligirofobia. Si bien es normal tener que probar varios tratamientos hasta encontrar uno que funcione, también es igual de importante acudir a un profesional especializado en cada uno de los métodos.