Demonofobia: miedo a los demonios

La demonofobia es una condición mental que describe a una persona cuyo temor de los demonios o espíritus malignos va más allá de lo que se considera normal.

Por lo general sienten que están siendo constantemente amenazados por espíritus invisibles, a menudo hasta el punto de que el miedo interfiere con su vida diaria. La demonofobia, al igual que otras fobias, es considerado un temor que no es racional, ya veces puede causar trastornos psicológicos graves. El temor de los demonios en general se considera una de las fobias más raras, aunque muchas personas experimentan algún nivel de malestar con respecto a los seres sobrenaturales y sobrenaturales.

Síntomas

Los síntomas de demonofobia generalmente se presentan cuando la persona se siente una amenaza inmediata imaginado. La escalada de los latidos del corazón, sudoración y una abrumadora sensación de pánico son síntomas asociados con demonofobia. En algunos casos, el temor a las entidades demoníacas puede provocar ataques de pánico, que a veces causa el violento temblor y la hiperventilación.

Las personas que sufren de demonofobia, como en otras fobias, en general, hacen todo lo posible para evitar lo que ellos creen que es un inevitable enfrentamiento con los demonios y los de su calaña. Según la leyenda, los demonios pueden entrar en el mundo de los humanos por medio de tablas de Ouija y otras herramientas sobrenaturales, por lo que muchas personas que sufren de demonofobia suelen evitar el contacto con objetos relacionados con el ocultismo. Además, pueden evitar ver películas que tienen que ver con el tema sobrenatural. También pueden tener miedo a la oscuridad, sobre todo cuando están solos.

Los estudios indican que la mayoría de las personas que sufren de demonofobia se dan cuenta de que sus temores son infundados, pero que hace poco para controlar su fobia. En algunos casos, su fobia es tan grave, que incluso les puede resultar difícil hablar de demonios, como es necesario en la mayoría de asesoramiento diseñado para curar la enfermedad. Por esta razón, el tratamiento de demonofobia puede ser más difícil que el tratamiento de otros tipos de fobias.

Tratamiento

Los tratamientos de fobia puede variar mucho, dependiendo de la persona y su nivel de comodidad. Uno de los medios más populares y tradicionales de tratamiento de fobias implica la exposición lento y cuidadoso con el tema del miedo irracional.

Dado que los demonios y espíritus son generalmente considerados imaginario, un terapeuta puede animar al paciente a ver unos minutos de una película que implica el tema demoníaco. Otro método podría ser conversaciones cortas con demonios como el tema.

El tratamiento de exposición fobia normalmente se esfuerza por poner al paciente en una situación en la que pueden sentir una medida de seguridad antes de enfrentarse a sus miedos.