Claustrofobia: miedo a los espacios cerrados

© Tim RT. "3/52" The Elevator feelingAlgunas personas tienen miedo a los espacios cerrados

La claustrofobia es un miedo común. Cuando las personas tienen esta fobia sienten ansiedad o pánico cuando están en espacios cerrados como ascensores, habitaciones sin ventanas u otras situaciones.

Como la mayoría de las fobias, la claustrofobia es irracional. Incluso si una persona sabe que el espacio cerrado no representa ningún peligro, pueden llegar a tener pánico extremo.

Síntomas

La claustrofobia tiene dos síntomas fundamentales: miedo a la restricción y miedo a la asfixia. Típicamente se dará cuando una persona está en un espacios cerrados, tales como habitaciones pequeñas, coches, aviones, trenes, túneles, sótanos, ascensores, cuevas, etc.

Los síntomas pueden incluir:

  • Sentimientos de inquietud
  • Ansiedad
  • Sudoración
  • Llanto
  • Ataques de pánico
  • Aumento de la frecuencia cardíaca o la respiración

Algunas personas sienten que no pueden respirar adecuadamente en espacios cerrados, y desean salir de ellos lo antes posible.

Causas

© Laura Lewis. Claustrophobia IIISíntomas de la claustrofobia

El temor a los espacios cerrados es un miedo irracional. La mayoría de personas claustrofóbicas que se encuentran en una habitación sin ventanas saben que no están en peligro, sin embargo, tendrán miedo hasta el punto de incapacitarles, y muchos no saben por qué. La causa exacta de la claustrofobia es desconocida, aunque hay teorías. La aparición de la claustrofobia se ha atribuido a muchos factores, incluyendo:

  • Reducción en el tamaño de la amígdala. Se necesita la amígdala para el acondicionamiento de miedo, o la creación de una respuesta de lucha o huida.
  • Experiencia traumática en la infancia. 1Algunos ejemplos de experiencias comunes que podrían resultar en la aparición de la claustrofobia en los niños (o adultos) son los siguientes: encerrarse en una habitación oscura y no encontrar la puerta o el interruptor de la luz, encerrarse en una caja o un armario, caerse a una piscina y no saber nadar, perderse en una multitud y no encontrar a los padres, meter la cabeza entre dos barrotes y luego no poder sacarla, etc.
  • Predisposición genética.

Tratamiento

Las personas que sufren de claustrofobia menor pueden ser capaces de manejar la situación por su cuenta. Pueden optar por usar las escaleras en lugar de entrar en un ascensor, o pedir una oficina abierta en el trabajo en lugar de una pequeña oficina cerrada.

Otros no pueden manejar la condición y requieren tratamiento con el fin de superarla. Los que sufren de esta condición se pueden encontrar que tienen que evitar tantas actividades de la vida que se hace difícil vivir con normalidad. Esto es por qué el tratamiento para la condición es tan importante.

Medicamentos

Mayoría de los tratamientos para las fobias sigue un camino similar. Para hacer frente a sentimientos de pánico, cuando se producen ataques de pánico, un psiquiatra puede recetar medicamentos contra la ansiedad. Estos son comúnmente son inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) o un grupo de tranquilizantes llamados benzodiazepinas.

Esto es sólo la mitad del tratamiento, ya que estos fármacos no hacen nada para abordar los temores que causan la claustrofobia.

Terapia cognitiva

La terapia cognitivo-conductual es una forma ampliamente aceptada de tratamiento para la mayoría de los trastornos de ansiedad. El objetivo de la terapia cognitiva es modificar pensamientos distorsionados o conceptos erróneos asociados con lo que se teme para ayudar a disminuir la ansiedad. 2

Por ejemplo, la terapia cognitivo intentará convencer a un paciente claustrofóbico que los ascensores no son peligrosos, sino que son, de hecho, muy útiles.

Terapia de desensibilización

La otra parte del tratamiento es la psicoterapia, por lo general la terapia de desensibilización. Este método obliga a los pacientes a enfrentar sus temores con la exposición completa a cualquier miedo que están experimentando. Esto se hace generalmente de manera progresiva a partir de exposiciones menores hacia exposiciones severas.

Por ejemplo, un psicólogo puede trabajar con la persona claustrofóbica ayudándole gradualmente o que se acostumbre a estar en espacios pequeños mientras se siente seguro al mismo tiempo.

Afortunadamente, el tratamiento es a menudo muy eficaz. Poco a poco puede ayudar a la persona a superar el miedo a los espacios cerrados. Mientras que la terapia está en curso, el tratamiento farmacológico puede ayudar a que los síntomas de pánico sean más manejables.

Véase también

Referencias

  1. Fritscher, Lisa. (Junio de 2014). “Claustrophobia. Fear of Enclosed Spaces”. About.com. New York Times Company. Consultado el 10 de diciembre de 2014.
  2. Choy, Yujuan, Abby J. Fyer, and Josh D. Lipsitz. (Abril de 2007). “Treatment of Specific Phobia in Adults.” Clinical Psychology Review 27 (3): 266–86. doi:10.1016/j.cpr.2006.10.002. PMID 17112646.