Atelofobia: miedo a ser imperfecto

La atelofobia es el miedo a no poder alcanzar la perfección en las acciones, ideas o creencias de la persona afectada.

Esto puede aumentar la sensibilidad y miedo al fracaso y el miedo a cualquier tipo de imperfección, pudiendo hacer que las personas se vuelvan muy críticas a todo aquello que dicen o hacen, siempre temiendo que no sea suficientemente bueno o que presente fallos o defectos.

El miedo a la imperfección va mucho más allá de querer hacer las cosas lo mejor posible, o de la manera más competente; cuando existe una verdadera fobia, esta condición se convierte en una obsesión que puede romper amistades, relaciones sociales o relaciones profesionales, haciendo casi imposible adaptarse a la sociedad.

Del mismo modo que ciertas fobias, las personas con atelofobia suelen ser muy inteligentes, competentes y poseer muchos talentos y capacidades.

A diferencia de muchas personas que se miden en relación a otras personas con talentos similares, el verdadero atelofóbico aspira a un estándar de perfección imposible de alcanzar.

Debido a esta norma o meta personal imposible e inalcanzable, las personas que sufren de esta fobia intentarán afinar, re-elaborar o mejorar cosas que ya están muy bien consideradas y valoradas por las personas que les rodean.

Síntomas

Entre los síntomas de esta fobia, destaca un alto grado de irritabilidad irracional hacia uno mismo, el cual a veces se manifiesta hacia los demás con actitud severa o cortante.

La persona atelofóbica a menudo está tan asustada o preocupada de no estar a la altura que puede quedar inmovilizada por el miedo y no ser capaz de completar los proyectos o no ser capaz de presentarlos por temor a no ser suficientemente buenos.

Entre los síntomas más frecuentes encontramos

  • insomnio
  • depresión
  • estrés e incapacidad para relajarse
  • alto grado de excitabilidad

El paciente está constantemente al borde de la desesperación y siente presión para seguir trabajando hasta que alcanza la perfección.

Tratamiento

Debido a la alta complejidad de los factores que intervienen en esta enfermedad, es necesaria la ayuda de un psicólogo profesional o terapeuta para identificar y definir la fobia de un modo personalizado y adecuado a las condiciones del paciente.

El terapeuta puede ayudar al éste a lidiar con el miedo a no alcanzar la perfección y enseñarle a encontrar el equilibrio entre perfección y bienestar personal.

Como parte del tratamiento, el terapeuta puede recomendar el uso de medicamentos contra la ansiedad para ayudar al paciente a relajarse durante períodos breves bajo presión.

La terapia continua es útil para restaurar el equilibrio de bienestar en el atelofóbico, sin sofocar su creatividad o aumentar el estrés. La frustración de no poder ser perfecto se sustituye por un sentido de realización del trabajo bien hecho, el cual es admirado y aprobado por todos, incluyendo la persona que imaginó y completó la tarea, en este caso el afectado.