Apifobia: miedo a las abejas

© Donald Windley. Bee Macro / Drone FlyAbeja sobre una flor

La apifobia es el miedo irracional a las abejas o avispas, o miedo a ser picado por éstas.

Este miedo puede desarrollarse de muchas maneras, y es irracional porque las abejas no pican a los humanos, excepto en situaciones de defensa extrema.
Cuando una abeja pica, muere, y por lo tanto las abejas no suelen picar. Naturalmente, pueden ser muy curiosas y volar alrededor de la gente y, si se sienten muy amenazadas, pueden recurrir a este ataque final.

Síntomas

Las reacciones experimentadas por las personas que sufren de apifobia pueden variar.
Algunas personas tienen una reacción de ataque, golpeando la abeja para intentar matarla.
Otras les tienen tanto miedo que no pueden pasar tiempo al aire libre en zonas donde se suelan encontrar abejas frecuentemente.

Cuando una persona apifóbica se enfrenta a una abeja podría

  • gritar
  • tener un ataque de pánico
  • aumentar la respiración
  • aumentar el ritmo cardíaco
  • sudar profusamente

Dado que este miedo es irracional, a menudo es difícil convencer a la persona apifóbica que simplemente alejarse de la abeja suele ser la mejor manera de evitar un encuentro doloroso.

Causas

© János Csongor Kerekes. SwarmAlgunas personas tienen miedo a las avispas
Pese a su aparente ferocidad, las abejas atacan humanos en muy raras ocasiones.

Las picaduras de abeja son dolorosas, y no es de extrañar que la gente desarrolle apifobia si ha sido picada en el pasado.

A menudo no suele importar si la picadura ha sido de abeja o de avispa: cualquiera de ambas puede ser responsable del desarrollo de apifobia en la persona afectada.

Otro motivo para el desarrollo de este miedo se produce cuando las personas tienen una reacción alérgica a las picaduras de estos insectos.
A pesar de que una alergia severa (y peligrosa) no aparece hasta que una persona ha sido picada dos o más veces, el temor a un choque anafiláctico puede llevar a algunas personas a ser tener miedo de todas las abejas y avispas.

Por desgracia, la apifobia es un temor que puede ser inflado por la cobertura pública de abejas en noticias, películas o diarios.

En particular, las noticias sensacionalistas Plaga de Abejas Asesinas o Las Abejas Africanas Ya Están Aquí han dado una reputación terrible e inmerecida a las abejas.

El hecho de que la raza humana dependa de las abejas para polinizar muchas plantas comestibles (y de que, actualmente, debemos nuestra calidad de vida a las abejas que polinizan el 80% de la agricultura mundial) se pierde en los titulares bajo líneas que alertan que las abejas son capaces de picar a la gente y matarla en poco tiempo.

Este miedo inflado a las abejas puede conducir a la indiferencia sobre su protección y, quienes se ven enfrentados a éstas, en lugar de alejarse, decide que ésta debe ser asesinada en su lugar.

Tratamiento

La apifobia es a menudo un miedo común en la infancia, y hay métodos terapéuticos para ayudar a los niños a recuperarse de esta fobia.

Estos pueden incluir métodos de desensibilización que introduce poco a poco imágenes en los niños y, posteriormente, abejas reales, con el fin de ayudarles a entender que no son peligrosas, y así recuperarse.

La educación en relación con las abejas puede ser útil también, aunque por lo general se lleva a cabo cuando puede ser ejercido un cierto grado de control sobre el miedo experimentado.