Acrofobia: miedo a las alturas

© Mary Witzig. Looking Down from the Sky TowerLa acrofobia es el miedo a las alturas

La acrofobia es una de las fobias más comunes: miedo extremo a las alturas. Esta puede inducir síntomas como:

  • sentimientos de pánico
  • ataques de pánico
  • náuseas
  • mareos

Esta fobia no se debe confundir con la agorafobia, el miedo al aire libre o espacios abiertos, lo que contribuye a muchas personas que sienten que no pueden salir de sus casas.

Ambas son enfermedades graves. Sin embargo, la acrofobia es más común y presenta rasgos innatos (es decir, ciertas personas son propensas a sentir más miedo).

Es importante no confundir acrofobia con vértigo, la sensación de que las cosas a nuestro alrededor se mueven o distorsionan, causando mareo, desorientación, náuseas o desvanecimiento. Engañosamente, puede parecer similar a la acrofobia, pero acrofobia y vértigo no pueden coexistir.

Síntomas

Una persona con acrofobia nunca puede experimentar vértigo. En su lugar, solamente siente una sensación de pánico a la altura. Instintivamente buscarán algo a qué aferrarse, y podrían perder el sentido del equilibrio.

Las reacciones más comunes incluyen descender el centro de gravedad del cuerpo (agacharse, ponerse de cuclillas, de rodillas o arrastrarse por el suelo).

La respuesta a la acrofobia es similar a la respuesta a cualquier otra fobia. El afectado puede empezar a sentir:

  • temblor
  • sudor
  • latidos fuertes e irregulares
  • llantos o gritos
  • parálisis por miedo

En algunos casos el afectado siente desorientación, y puede llegar a ser difícil pensar.

Si usted está afectado o afectada por acrofobia, es probable que tema situaciones que le hagan pasar tiempo en lugares altos.

Por ejemplo, podrían preocuparle si sus próximas vacaciones en un hotel las pasará en un piso alto. Otros ejemplos serían no reparar ciertas cosas en el hogar por miedo a usar una escalera de mano o no visitar la casa de unos amigos por tener balcones o ventanas grandes en pisos altos.

Para algunos afectados, la acrofobia solamente se manifiesta en lugares muy elevados, como un acantilado frente a un precipicio o un edificio de altura considerable. Para otras personas con una acrofobia más aguda, subir una escalera o escalera de mano es suficiente para sentir angustia y, en algunos casos, pánico.

El miedo a estas actividades puede reducir drásticamente las actividades cotidianas, sobretodo cuando la fobia es muy pronunciada. Del mismo modo que las personas agorafóbicas, una persona acrofóbica puede no querer salir de casa por temor a ser enfrentada con alturas que inducen pánico.

Causas

Las últimas investigaciones muestran que la acrofobia es presente en todas las personas y animales con sentido de la vista, aunque por lo general muy débilmente.

En 1960, los famosos psicólogos de investigación Gibson y Walk llevaron a cabo el famoso experimentoAcantilado Visual“, el cual consiste en poner un suelo de cristal sobre un acantilado. El experimento mostró que bebés gateando, al igual que bebés de numerosas especies, eran conscientes del peligro al que se enfrentaban, y muchos se negaron a cruzar el panel de vidrio sobre dicho precipicio, incluso en presencia de sus madres llamándolos desde el otro lado. Esto demuestra que la acrofobia es un mecanismo de defensa heredado.

Por tanto, parece que la acrofobia es parcialmente arraigada, posiblemente como un mecanismo de supervivencia evolutiva. Sin embargo, niños y adultos caminan con precaución en lugares elevados, aunque no presenten un alto miedo a las alturas.

La acrofobia, igual que todas las fobias, parece ser una hiper-reacción de la respuesta normal del miedo. Muchos expertos creen que esto puede ser una respuesta aprendida a lo largo de todas las caídas en la vida de uno.

Las principales teorías utilizadas para explicar este fenómeno sugieren que, al igual que todas las fobias, el miedo se convirtió en algo incontrolable después de un incidente traumático en la infancia.

Dado que otros animales han demostrado que presentan algunos signos de miedo a las alturas, los investigadores están proponiendo que el miedo puede tener que ver con la forma en que funciona el sentido interno del equilibrio.

Una persona acrofóbica puede no ser capaz de confiar en su sentido natural del equilibrio en lugares de gran altitud.

La sensación de desequilibrio puede causar:

  • pánico
  • náuseas
  • vértigo
  • mareo

Esto es debido a la tendencia natural del cuerpo a mantener el equilibrio, y la pérdida del mismo en lugares altos.

Tratamiento

La terapia cognitivo-conductual es el tratamiento predilecto para fobias específicas.

Las técnicas conductuales que exponen a la víctima a la situación temida, ya sea de forma gradual (desensibilización sistemática) o súbita enseñan al paciente a controlar el pánico y recuperar el control emocional.

Tradicionalmente, la exposición real a las alturas es la solución más común. Las nuevas tecnologías han permitido experimentar con realidad virtual, y desde 2001 se ha probado ser igual de eficaz.

Una importancia crucial de terapias con realidad virtual es el ahorro en tiempo y dinero del tratamiento, pues no hay necesidad de acompañamiento terapéutico. Este método no está disponible en la mayoría de los casos, pero vale la pena buscar este tipo de tratamientos.

En algunos casos, medicamentos como tranquilizantes o antidepresivos resultan útiles en las primeras etapas de tratamiento, pero cuando la persona es capaz de controlar o suavizar sus instintos primarios, la medicación pasa a un segundo plano y puede ser prescindible.

Por otro lado, existen indicios (dada la teoría del equilibrio interno) de que la medicación psiquiátrica puede hacer más daño que bien, ya que muchos de estos medicamentos afectan el sentido del equilibrio.

La acrofobia parece estar arraigada en un mecanismo de seguridad evolutivo. No obstante, cabe recordar que es una fobia, y suele limitar bastante las actividades de las personas que la sufren. Para aquellas personas que sufren reacciones de pánico, puede incluso ser peligrosa.

La acrofobia puede compartir ciertos síntomas con el vértigo, un trastorno médico con una gran variedad de posibles causas. Por este motivo, si usted experimenta los síntomas de la acrofobia, es muy importante que busque ayuda profesional tan pronto como le sea posible.