Cleptomanía

Persona cometiendo un pequeño robo

La cleptomanía es un trastorno complejo caracterizado por la incapacidad de contenerse a robar.

Las personas afectadas sienten la irresistible tentación de robar y calmar sus emociones. El acto recurrente de robar suele restringirse a objetos específicos, y ésta puede o puede no ser capaz de describir o aceptar dichas preferencias.

Otra característica de la cleptomanía es que las personas afectadas suelen mostrar sentimientos de culpabilidad.

Síntomas

La detección de este trastorno de control de impulsos es difícil y a menudo suele pasar desapercibido. Pueden existir objetos, ambientes o circunstancias en las que el afectado es más propenso a robar.

Otro motivo por el cual es difícil detectar la cleptomanía es que las personas afectadas no buscan ayuda médica, y las evaluaciones iniciales no suelen detectarla.

A menudo, el trastorno se diagnostica cuando los pacientes buscan ayuda por otros motivos, como por ejemplo:

Las evaluaciones psicológicas iniciales pueden detectar antecedentes de infancia infeliz, conflictos en las relaciones, o las apariciones de actividades que pueden provocar estrés, como la mudanza de una casa a otra.

Causas

La causa de la cleptomanía es desconocida, aunque podría tener un componente genético y ser transmitida entre los familiares de primer grado.

Una teoría propone que la emoción de robar ayuda la persona afectada a aliviar los síntomas de depresión.

A menudo, los pacientes que son químicamente dependientes o que tienen un estado de ánimo débil coexisten con síntomas de ansiedad o trastornos de la alimentación 1. Otros trastornos mentales coexistentes pueden incluir:

Demografía

Los estudios más recientes sugieren que el 0,6% de la población general puede tener este trastorno y que es más común entre las mujeres.

Con respecto a los pacientes que tienen antecedentes de trastorno obsesivo-compulsivo, algunos estudios sugieren una correlación del 7% con la cleptomanía. Otros estudios han relacionado una gran correlación entre pacientes con cleptomanía y pacientes con bulimia.

Diagnóstico

El manual por excelencia utilizado por los profesionales de salud mental para diagnosticar trastornos mentales tiene por nombre Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM).

Este manual contiene criterios diagnósticos y resultados de investigación de trastornos mentales. Es la principal referencia para los profesionales de salud mental. La cuarta edición de este manual, conocido como DSM-IV-TR, enumera cinco criterios diagnósticos para la cleptomanía:

  1. Robos repetidos de objetos que no son necesarios, ya sea para uso personal o por su valor monetario.
  2. Aumento de la tensión inmediatamente antes del robo.
  3. Placer o alivio al cometer el robo.
  4. El robo no está motivado por ira o venganza, y no es causado por una ilusión o alucinación.
  5. El comportamiento no se explica mejor etiquetándolo como un trastorno de conducta, episodio maníaco, o un trastorno de personalidad antisocial. 4

Tratamiento

Psicoterapia

Una vez que se sospecha que el paciente realmente sufre de la enfermedad y tras verificarse con una extensa entrevista psicológica, la terapia se enfoca hacia el control de impulsos, así como cualquier otro trastorno mental coexistente.

Entre las estrategias de prevención de recaídas (o reincidencias), hay que destacar la terapia cognitivo-conductual.

Medicamentos

Se ha utilizado en la cleptomanía y otros trastornos del control de impulsos y el TOC inhibidores de la recaptación de serotonina (ISRS), que es una forma de antidepresivo. Estudios recientes han demostrado la alta eficacia de la fluoxetina y naltrexona.

Pronóstico

No existe mucha información sólida sobre este trastorno. Dado que coexiste con trastornos mucho más severos, la cleptomanía pasa muchas veces desapercibida y no es diagnosticada.

Han habido casos de éxito usando tratamiento con medicamentos antidepresivos, aunque como en casi todos los trastornos psicológicos, los resultados varían dependiendo del paciente y su condición.

Prevención

Hay poca evidencia sobre la prevención de la cleptomanía. Una educación saludable, relaciones íntimas positivas, y manejar situaciones estresantes de forma inteligente pueden reducir la incidencia de los trastornos de cleptomanía y aquellos coexistentes.

Referencias

  1.  Baylé, F.J.; Caci, H.; Millet, B.; Richa, S.; Olié, J.P. (2003). “Psychopathology and comorbidity of psychiatric disorders in patients with kleptomania”. The American Journal of Psychiatry. 160(8): 1509–13. doi:10.1176/appi.ajp.160.8.1509. PMID 12900315.
  2. Grant, J.E.; Grant, M.P.H.; Odlaug,, Brian L.; Kim, S.W. (2010). “Kleptomania: Clinical Characteristics and Relationship to Substance Use Disorders”. The American Journal of Drug and Alcohol Abuse 36 (5): 291–295. doi:10.3109/00952991003721100. PMID 20575650.
  3. Fontenelle, L.F.; Mendlowicz, M.V.; Versiani, M. (2005). “Impulse control disorders in patients with obsessive-compulsive disorder”. Psychiatry and Clinical Neurosciences 59: 30–37. doi:10.1111/j.1440-1819.2005.01328.x. PMID 15679537.
  4. Presta, S.; Marazziti, D.; Dell’Osso, L.; Pfanner, C.; Pallanti, S.; Cassano, G.B. (2002). “Kleptomania: clinical features and comorbidity in an Italian sample”. Comprehensive Psychiatry 43 (1): 7–12. doi:10.1053/comp.2002.29851. PMID 11788913.